Un perrito blanco y peludo

Carlota siempre había querido un perro. Un perro blanco y peludo, simpático, que agitase la cola cuando le diera de comer. Quería un perro que jugase con ella a la pelota, a las muñecas y a construir castillos de arena. Pasearían por las mañanas y después del almuerzo. Por la tarde, lo llevaría a la playa y tratarían de esquivar las olas. Carlota imaginó a Lucero en mil ocasiones. Tenía un nombre, un cuenco de plástico para el agua y un cesto junto a su cama. En el parque, Carlota se detenía para acariciar a los animales y lanzarles alguna ramita seca. Después corría junto a su madre para convencerla de que le comprase un perro. Carlota no dormía, ni jugaba con las otras niñas, sólo comía cuando tenía verdadera hambre y se pasaba los días tirada en el suelo imaginando a su perro.
Alertados por su comportamiento, sus padres decidieron satisfacer su deseo. Fueron a una tienda de animales domésticos y eligieron a un perro pequeño, blanco y peludo. Aquella misma tarde, reunieron a Carlota en el salón y le entregaron su regalo. Ella, entusiasmada, abrió el paquete rasgando el papel y se quedó mirando al cachorro  con sorpresa. Durante unos minutos no pudo dejar de sonreír. Luego, lo devolvió a la caja y dijo con desilusión:
–Éste no es Lucero.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>